Ion Caramitru

Ion Caramitruby UNITER

Ion Caramitru (Bucarest, 1942), actor de teatro y cine, director de teatro y ópera, Ministro de Cultura entre (1996-2000), procede de una familia macedo-rumana. Licenciado en Arte Dramático y Cinematográfico (1964), debuta en el cine al año siguiente con la película Padurea Spânzuratilor (El bosque de los ahorcados) de Liviu Ciulei, ganadora de la Palma de Oro en Cannes.

Caramitru tiene en su palmarés unas sesenta películas, de las cuales, algunas internacionales, memorables, como Kafka (1991) de Steven Soderbergh, junto a Jeremy Irons y Theresa Russell, o Amen de Costa Gavras (2002). En el teatro, su paleta de papeles cubre a dramaturgos universales (William Shakespeare, A.P. Cehov, Luigi Pirandello, Georg Büchner, Bernard Shaw, Alfred de Musset) y rumanos clásicos y modernos, de los cuales Caragiale, Sebastian y Sorescu son los nombres con más resonancia internacional. Ha trabajado a las órdenes de grandes directores (Sică Alexandrescu, Moni Ghelerter, Liviu Ciulei, Silviu Purcărete, Sandra Manu, Vlad Mugur, Andrei Șerban, Radu Penciulescu, Alexandru Tocilescu, Cătălina Buzoianu).

Como director de cine, opera y opereta, Caramitru firma espectáculos de éxito como My Fair Lady de Frederick Loewe, La tercera estaca de Marin Sorescu , The Little Sweep de Benjamin Britten, La mentira de Aleksei Nikolaevich Arbuzov, Todos mis hijos de Arthur Miller , Siete de un solo golpe de Lia Bugnar y de Shakespeare El Mercader de Venecia. Adaptó La Tragédie de Carmen de Peter Brook y Eugene Onegin de Tchaikovsky, ambas auspiciadas por La Gran Ópera de Belfast.

Por su intensa labor cultural se le otorgó la “Order of the British Empire” y, en 1997, el Ministerio de Cultura de Francia le concedió el título de “Chevalier des Arts et des Lettres”.

Ha publicado un libro de diálogos con el crítico teatral Mircea Morariu (2009) titulado Cu Ion Caramitru de la Hamlet la Hamlet si mai departe (Con Ion Caramitru desde Hamlet hasta Hamlet y más allá) y numerosos artículos en prestigiosas revistas culturales y literarias.

Fue una de las figuras públicas más visibles en la caída del régimen dictatorial comunista y protagonizó la escena política en los años posteriores, desde el Frente de Salvación Nacional y más tarde, ocupó la cartera de cultura en el gobierno Constantinescu. Actualmente es Presidente de UNITER (Unión de Teatros de Rumania) y Director del Teatro Nacional de Bucarest.