El cura que se comió las perdices que no eran para él

HERP (van) Willem - Vieux Couple dans un intérieur rustique (Custodia) - Détail 07.
Photo by L'art au présent on Foter.com / CC BY-NC-ND

Autor:
Anónimo

Lengua original:
español

Lengua lectura:
español

Lee:
Pilar Blanco

  

Escucha "Cuento ES.17: El cura que se comió las perdices que no eran para él." en Spreaker.

Un cuento popular español basado en la figura del cura glotón que, además de no predicar con el ejemplo y refrenar sus instintos, se sale con la suya, invocando las escrituras y el conocimiento como escudo protector del atropello cívico. El pícaro impune pero letrado, frente al labrador honrado pero analfabeto. ¿Quién es el vencedor de este duelo? ¿La fuerza bruta o la artimaña acompañada de un poder latente pero amenazante que hace que el contrincante desee que exista otra explicación porque la evidente acarrea un conflicto social?

Martin Criado (BVMC), al repasar las figuras de los cuentos castellanos, enumera una serie de personajes que suelen ser más bien sufridores de los engaños y abusos de los pícaros (labradores, arrieros, zapateros, pastores, estudiantes): “en estos cuentos, el personaje no suele tener una sola cara; en muchas ocasiones la ambivalencia, incluso la antítesis, rige su más o menos burda psicología. Pues bien, si hay uno que destaque por encima de los demás debido a su complejidad, ése es el personaje del cura”. El cura comilón o goloso, observa Martin Criado, se nos presenta en un grupo de cuentos cuyo argumento gira en torno a los mismos personajes (el cura y el ama) y los guisos tradicionales. En la literatura popular francesa existe un cuento parecido, recogido por J. Chapelot en 1871 en su “Contes Balzatois”, llamado “Les Deux perdrix”.

PintaCuarentenas

Reconstruye la imagen del cuento

PuzzleCuarentenas